COMPARTIR CASA CON UN ADULTO

10 de octubre de 2017 | 4:27 pm

¿compartes tu casa y tu vida con un adulto mayor? Si es así te habrás dado cuenta de que tener a un adulto mayor en casa es toda una suerte.
Hoy queremos darte algunos consejos que harán que la vida del mayor con el que vives y la tuya sean pura alegría.
1. Decide junto a él e intégralo en las decisiones familiares: Nuestros mayores tienen una historia vital única e irrepetible, llena de sabiduría y de experiencias, es por eso que dejarse aconsejar por ellos, y hacerles parte de las decisiones familiares es una idea muy buena que permite reforzar lazos familiares y aumenta el sentimiento de pertenencia a la unidad familiar.
2. Ayúdale a que se mantenga físicamente activo: Procura que se mueva; hacer ejercicios adaptados a su estado físico y a su edad o dar pequeños paseos diarios en compañía de la familia o de otros mayores es muy beneficioso, le hará sentirse bien físicamente y le ayudará a establecer una rutina.
3. Adapta la casa a sus necesidades: Con los años a veces se requieren pequeñas adaptaciones del hogar para hacer la vida de nuestros mayores más cómoda y prevenir posibles accidentes; evitar tener alfombras que se deslicen o poner agarradores en la pared de la ducha suelen ser algunos ejemplos de cosas que hacen que la vida de nuestros mayores sea más segura.
4. Intenta que se mantenga psicológicamente activo: Ya sabes lo importante que es la estimulación cognitiva. Busca actividades que le resulten estimulantes y atractivas y si puedes hazlas con él.
5. Quiérelo y déjate querer: No todo el mundo tiene la suerte de poder compartir momentos vitales con sus mayores, así que si es tu caso, aprovéchalos, no van a estar siempre contigo, procura que el tiempo que pases con ellos sea de calidad y comparte cuantas más cosas mejor.
MILANIS, disponemos de personal altamente cualificado para poder ayudar a familiares y amigos de esas personas mayores y a la vez, para que esas personas mayores tengan una mejor calidad de vida.
Sin ningún tipo de compromiso puedes consultarnos, explicanos tu situación con tu familiar y encontraremos la mejor solución.
MILANIS, trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas.

HIGIENE CORPORAL PERSONA ENCAMADA

26 de septiembre de 2017 | 1:26 pm

La higiene corporal

Dentro de la higiene se engloban todas las actividades que tienden a conservar la salud. Para el cuidado de la piel sana, la principal actividad es su limpieza e hidratación. La higiene, que ha de realizarse diariamente, es frecuente que se lleve a cabo en la cama en el caso de ancianos enfermos.

Consiste en asear por completo a la persona mayor encamada para conseguir una higiene correcta.

Sirve para:

– Eliminar la suciedad de la piel (sudor, orina, heces, secreciones).

– Evitar que aparezcan úlceras por presión e infecciones.

– Estimular la circulación.

– Proporcionar comodidad y mejorar el estado psicológico.

Se recomienda seguir el siguiente modo de higiene corporal a fin de simplificar al máximo la tarea:

– Desnudar a la persona mayor encamada, cubriendo con una sábana las zonas del cuerpo que no se estén aseando.

– Colocar debajo del paciente una toalla o empapador.

– Lavar sucesivamente las diversas partes del cuerpo secándolas con cuidado de forma inmediata. Aplicar un masaje con crema hidratante, insistiendo en las zonas de fácil escoriación (talones, espalda, glúteos…). Para ello, cumplimos los siguientes pasos:

Con el enfermo en decúbito supino (boca arriba) ligeramente incorporado, lavar la cara con agua sin jabón y una compresa.

A continuación, limpiar con una esponja enjabonada brazos, manos, axilas, pecho, región submamaria, abdomen, piernas y pies, insistiendo en los espacios interdigitales. Aclarar con agua.

Para el cuidado de la piel sana, la principal actividad es su limpieza e hidratación. La higiene ha de realizarse diariamente, evitando así la suciedad, la aparición de úlceras e infecciones, mejorando la circulación y proporcionando comodidad y seguridad psicológica
Colocar al enfermo en decúbito lateral (de lado) y con otra esponja enjabonada o bien agua con jabón y agua limpia lavar el cuello, espalda, glúteos y parte posterior de las piernas, aclarando después.

Poner al enfermo en la posición inicial y llevar a cabo la higiene de áreas específicas: genitales, boca, ojos y cabello.

– Peinarle y echarle colonia.

– Cambiar la ropa de la cama.

– Enrollar hasta la mitad de la cama las sábanas sucias y si es necesario la funda del colchón: a continuación, colocar las sábanas limpias remetiéndolas v estirándolas hacia el centro de la cama. Voltear al enfermo hacia el lado donde está la ropa limpia, retirar las sábanas sucias y tensar las nuevas todo lo posible para no dejar arrugas. Se aprovechará para poner el empapador y el absorbente si el enfermo lo precisa.

– Se procede a continuación al cambio de ropa manteniendo al enfermo en decúbito supino (boca arriba), incorporándole primero el tórax y bajando la sábana enrollada transversalmente desde la cabecera hasta los pies.

MILANIS, para cualquier duda o consulta les atenderemos en nuestras oficinas situadas en la calle conde toreno 2b , planta 1, de Oviedo, en el teléfono 985 75 55 25 o a través de nuestra pagina web. milanis.es

MILANIS, trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas

INFECCION URINARIA

18 de septiembre de 2017 | 12:37 pm

¿Qué es realmente la Infección Urinaria?
Normalmente la vía urinaria, salvo el meato u orificio urinario, es estéril, por lo tanto la presencia de gérmenes, especialmente bacterias, siempre es anormal. Sin embargo no siempre que hay bacterias hay una infección. Es por eso que en los cultivos de orina siempre aparece un número de colonias, estimándose como infección del tracto urinario, cuando hay más de 100.000 colonias bacterianas. Cuando hay menos de esta cifra se habla de bacteriuria.

¿Es frecuente la infección urinaria en las personas mayores?

Es uno de los procesos infecciosos más comunes en personas de edad avanzada, y probablemente la infección bacteriana más frecuente.
La prevalencia de bacteriuria aumenta con la edad, y a pesar que en los mayores, muchas de ellas son asintomáticas, pueden provocar serias infecciones. En las mujeres de edad media la prevalencia es del 5% y en varones del mismo grupo de edad, es solo del 0,1%, sin embargo estas cifras se elevan al 20 y 10 % respectivamente, cuando se pasa de los 65 años.

¿Por qué es más frecuente esta infección en los ancianos?

Las características especiales de los ancianos en aspectos tales como los cambios en el sistema inmunitario, las enfermedades múltiples y las modificaciones en los respectivos sistemas urogenitales de hombres y mujeres mayores, hacen de este cuadro una entidad con importantes diferencias con relación a otros grupos de edad.
Hay una estrecha relación entre estado funcional y mental, el lugar donde reside y la prevalencia de bacteriuria, de modo que las ancianas que viven con autonomía en la comunidad tienen un 11%, pero las que viven en una residencia llegarán al 25%. Algunas series hablan de hasta un 53% de mujeres ancianas institucionalizadas con presencia de bacteriuria. Lo anterior tiene una clara relación con factores de riesgo para infección urinaria, tales como accidentes cerebro vasculares, disminución del estado mental o funcional, cateterización de la vía urinaria y uso frecuente de antibióticos. La bacteriuria en pacientes ancianos de residencia y portadores de sondas vesicales, puede llegar al 100%. Sin embargo se ha observado que muchos pacientes no sondados, dejan de presentar bacteriuria espontáneamente, tras efectuar cultivos de orina seriados cada 6 meses.

¿Hay enfermedades que predispongan a las infecciones urinarias?

Las enfermedades asociadas son un factor predisponente para la infección urinaria en ancianos, entre otras cosas, por la necesidad de usar instrumentos en la vía urinaria. Las enfermedades más frecuentemente asociadas son: demencias (enfermedad de Alzheimer), enfermedad de Parkinson y lesiones del sistema nervioso central que provocan una falta de control de los nervios sobre la vejiga (vejiga neurogénica), incontinencia urinaria, incremento en el volumen remanente tras el vaciado vesical, dificultad en el vaciamiento urinario, e incremento en la frecuencia del reflujo vesico-ureteral. También la diabetes mellitus ocasiona predisposición a la infección del tracto urinario como consecuencia de la neuropatía diabética, de las alteraciones inmunitarias, de la microangiopatía y de la ya mencionada necesidad de instrumentalizar la vía urinaria. El crecimiento prostático es un factor causal de bacteriuria en el hombre anciano. La litiasis de la vía urinaria aumenta la incidencia de infecciones urinarias por mecanismos obstructivos al flujo urinario, así como también por lesión de la mucosa y por acantonamiento de gérmenes en los propios cálculos.

¿Cuales son los microorganismos que producen la infección urinaria?

En general los gérmenes encontrados en cultivos de orina de ancianos, no difieren de los de otros grupos de edad.
El Escherichia coli es la bacteria más común encontrada en cultivos de orina de mujeres que viven en la comunidad, y representa entre el 60 y 80% del resultado de todos los cultivos de ancianas, seguido de la Klebsiella pneumoniae y elProteus mirabilis. En cambio en ancianos que residen en instituciones y que son portadores de catéteres, si bien mantienen a E. coli como principal patógeno, ahora va seguido de Pseudomona aeruginosa, Enterococcus spp, Providencia stuartii y Enterococcus faecalis. Se debe tener presente, que muchas de las infecciones urinarias asintomáticas de personas mayores institucionalizadas, son polimicrobianas, es decir provocadas por más de un germen.

¿Qué síntomas hacen pensar en una infección urinaria?

Las manifestaciones clínicas de la enfermedad pueden ser las clásicas, vale decir, la presencia de síntomas como necesidad imperiosa de orinar, dolor al orinar, orinar muchas veces pero en escasa cantidad, finalizar la micción y quedar con la sensación de querer hacerlo de nuevo, dolor en la zona inferior del abdomen, presencia de orina turbia y de mal olor, con o sin contenido sanguinolento, son los signos que orientan hacia el diagnóstico. Claro que, debe tenerse presente que algunos de estos síntomas acompañan corriente y crónicamente a muchas personas mayores, particularmente a mujeres con prolapso genital, atrofia vaginal o incontinencia urinaria.
Sin embargo, en personas de edad avanzada, es más frecuente encontrar síntomas atípicos, entre los que destacan la disminución de la capacidad funcional, decaimiento, inapetencia, fiebre de causa no precisada, o la descompensación de alguna enfermedad crónica como diabetes mellitus o hipertensión arterial, teniendo como origen una infección de la vía urinaria. A veces el mayor compromiso del estado mental, con acentuación de la sintomatología, en un paciente demente corresponde precisamente a una infección urinaria. En hombres mayores, una retención aguda de orina puede ser la forma de debut clínico de una infección.

¿Cómo se estudian la Infección Urinaria en las personas ancianas?

Esto es de gran importancia en los ancianos, ya que los mecanismos empleados habitualmente para obtener la muestra de orina no siempre se pueden llevar a cabo con facilidad, particularmente en pacientes con deterioro funcional, incontinencias o uso de colectores.
Idealmente se debe contar con un examen de orina completo que dará mucha información. En segundo lugar se requiere un estudio microbiológico, para lo cual es preciso obtener una muestra de orina aséptica, la que puede conseguirse por emisión espontánea, bajo rigurosas medidas de aseo, a través de una cateterización de la vejiga o efectuando una punción suprapúbica. De cualquier forma, no sólo la obtención de la orina debe realizarse conservando la mayor de las asepsias, pues también el almacenamiento y transporte de esta debe realizarse bajo normas internacionales para reducir al máximo la posibilidad de contaminación. Se llevarán a cabo diferentes cultivos y antibiograma, dando los primeros la identificación de microorganismo y el segundo sus sensibilidades y resistencias a los diferentes tipos y familias de antibióticos.

¿Cómo se puede prevenir la Infección Urinaria?

El paso previo a la descripción de cualquier modalidad de tratamiento farmacológico de las ITU (infecciones del tracto urinario), es sin duda la prevención, para lo cual son útiles las siguientes medidas:
Evitar la colonización del meato uretral, que es la puerta de entrada de la vía ascendente. Esto se logra educando sobre la limpieza correcta postdefecación y del aseo prolijo de la zona genital. Si el paciente es incontinente del esfínter anal (frecuente en ancianos con demencia avanzada), se debe estudiar su ritmo defecatorio, de modo de cambiar los pañales oportunamente y de acuerdo a su frecuencia de eliminación fecal. En el caso de ancianas mujeres, el uso de hormonas femeninas como son los estrógenos, ya sea por vía oral o tópico, se constituye en una excelente forma de prevención de dicha colonización.
Impedir la colonización de la vía urinaria, para lo cual debe evitarse en lo posible la cateterización de ésta. Sin embargo, si es imprescindible practicarla, tiene que ser hecha con la máxima rigurosidad técnica.
Frenar la invasión de la mucosa urinaria, procurando generar una buena cantidad y un vaciado vesical completo. Es muy discutido el uso en personas mayores, de antibióticos profilácticos administrados en dosis única.

¿Cuál es el tratamiento de la Infección Urinaria?

La decisión del tratamiento de una ITU en el anciano, así como su duración, tipo de antibiótico, vía de administración, dosis a emplear, etc., no es una receta de cocina, por lo que lo ideal es que cada centro aplique el conocimiento de acuerdo a su realidad (resistencias conocidas), sus gérmenes más frecuentes y las eventuales complicaciones por esta causa.
¿Hay que usar antibióticos siempre?
Algunos estudios han demostrado que el tratamiento con antibióticos de la bacteriuria asintomática en ancianos, sólo consigue una mayor adquisición de resistencia por parte de dichos gérmenes. De hecho, al poco tiempo de haber tratado muchas bacteriurias aparece recidiva o reinfección y los periodos entre estas recurrencias se hace más breve. Muchos estudios han demostrado que el tratamiento de una bacteriuria asintomática en ancianos no mejora la supervivencia, pero no es claro si mejora la calidad de vida del enfermo.

¿Qué pronóstico tiene una Infección Urinaria?

Estudios efectuados en las dos décadas pasadas, atribuían a la infección urinaria una asociación con la disminución en la supervivencia de las personas mayores que las padecían. Sin embargo investigaciones más recientes, no han logrado comprobar dicha observación, menos aún en ancianos que viven en la comunidad. Sin duda que independiente de la supervivencia, habrá una mejor calidad de vida en los ancianos que no tienen este tipo de infecciones, y muchas veces una simple Infección Urinaria puede ser el inicio de una serie de complicaciones en una persona mayor.

MILANIS, disponemos de personal altamente cualificado para atender a personas mayores, el aseo de las personas mayores es fundamental para evitar este tipo de infecciones.
Para cualquier duda o consulta se pueden diriguir al teléfono 985 75 55 25, visitando nuestras oficinas en la calle conde toreno 2b de Oviedo, nuestra pagina web. www.milanis.es

MILANIS, trabajamos `para mejorar la calidad de vida de las personas

ECONOMIA SUMERGIDA

6 de septiembre de 2017 | 6:02 pm

Según datos de la Inspección de Trabajo en 2014, en una de cada tres inspecciones realizadas en domicilios particulares las empleadas de hogar se encontraban en situación irregular.
Analizamos las razones de esta situación y los derechos de los trabajadores empleados de hogar
Los empleados de hogar es uno de los sectores en los que mayor economía sumergida existe, superior al 28 %.
Según la información publicada por diversos medios y que reproduce la propia Inspección de Trabajo en su página web, en 2014 se detectaron situaciones de empleo irregular una de cada tres inspecciones realizadas a hogares particulares. Este porcentaje podría ser incluso mayor en la realidad, teniendo en cuenta las dificultades que tiene la Inspección para poder acceder a los domicilios al ser necesaria la orden judicial o permiso del titular.
Esta situación de irregularidad tiene distintas causas:
• por un lado por el interés de los empleadores en no soportar el coste de las cotizaciones a la Seguridad Social de sus empleados.
• la crisis económica, que ha afectado al mercado laboral en este sector. Hay menos personas que pueden asumir el coste de un empleado de hogar y como consecuencia del desempleo, más demandantes de trabajo.
• las situaciones de precariedad son aprovechadas para ofrecer salarios o condiciones de trabajo por debajo del mínimo que exige la ley.
• la inmigración irregular provoca que algunos trabajadores se ven abocados a situaciones de explotación porque no disponen de los necesarios permisos de trabajo.
• hay personas que aceptan trabajar de forma irregular porque están dadas de alta como demandantes de empleo o cobrando algún tipo de prestación o subsidio. Este tipo de fraude, que perjudica a todo el sistema y al propio trabajador, es necesario conectarlo con la realidad de que tan solo el 55% de los desempleados cobra algún tipo de prestación o subsidio y que en el caso de quienes logran cobrar estas ayudas asistenciales, su importe nunca supera los 426 euros mensuales, aún teniendo responsabilidades familiares. En España hay dos millones de hogares que no reciben ningún tipo de ingreso.
Este es un articulo publicado en la nueva España, En MILANIS, todas nuestras trabajadoras/es del hogar, están debidamente contratados con sus respectivos contratos de trabajo, cotizando a la seguridad social y cubiertas por un seguro de responsabilidad civil y de accidentes laborales.
El coste de una empleada del hogar para un cliente de Milanis, es desde 5,88 – euros/hora, SS incluida para el caso de externas y desde 940,00 euros /mes, SS incluida para el caso de internas.
MILANIS, para mas información puede contactar con nosotros en el teléfono 985 75 55 25, en nuestra clínica situada en la calle conde Toreno 2b, planta 1º y en nuestra pagina web milanis.es
MILANIS, trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas.

ICTUS

29 de agosto de 2017 | 12:51 pm

El Ictus

¿Qué es el ICTUS?

El ICTUS es la principal causa de Daño Cerebral Adquirido (DCA).

Se produce por la interrupción del flujo sanguíneo en alguna zona del cerebro, que provoca la pérdida de alguna capacidad asociada a esa zona del cerebro.

Según datos recientes, el ICTUS, puede ser mortal en un 20% de los casos y, origen de una discapacidad grave en el 44% de las personas que sobreviven a uno.

 

Tipos de ICTUS:

Se distinguen dos tipos de ICTUS:

  • Los Isquémicos: Producidos por la obstrucción de vasos sanguíneos, que impiden el riego en una parte del cerebro.
  • Los Hemorrágicoscausados po la rotura de ramas arteriales y la consiguiente hemorragia cerebral. Se producen con menor frecuencia pero tienen una tasa de mortalidad mayor.

Factores de riesgo del ICTUS:

El ICTUS se suele presentar de forma brusca y repentina, pero es resultado de una unos hábitos de vida y circunstancias poco saludables que vamos a analizar a continuación:

Factores sobre los que no se puede intervenir:

  • Edad:El riesgo crece a partir de los 60 años.
  • Sexo:Aunque se suele producir más entre hombres que entre mujeres, la tasa de mortalidad en mujeres suele ser mayor.
  • Antecedentes de ictus en familia:Es necesario tener mayor prevención en los casos en los que exista antecedentes en la familia.

 

Factores sobre los que se puede intervenir:

  • La hipertensión arterial:Valores superiores a 140/80 deben ser controlados periódicamente por el médico.
  • Las personas con enfermedad cardiaca(sobre todo angina de pecho o infarto de miocardio) tienen mayor riesgo de padecer un ICTUS.
  • El consumo de tabaco y drogas.
  • El consumo excesivo de alcohol.
  • Grasa en sangre(colesterol y triglicéridos)
  • La obesidad.
  • La vida sedentaria.

 

Primeros síntomas del ICTUS:

Los síntomas pueden ser variados y dependen de la zona del cerebro en la que se manifiesten. Debes ponerte en alerta cuando…

  • Pierdas fuerza o sensibilidad en la mitad del cuerpo.
  • Pierdas de forma total o parcial la visión o tengas visión borrosa.
  • Tengas dificultades para hablar o para entender.
  • Tengas dolor de cabeza muy intenso y con un comienzo brusco y diferente al habitual.

MILANIS, disponemos de personal cualificado para atender a personas que hayan sufrido un ictus, asi como cualquier otro problema que algún familiar, amigo o incluso vosotros mismos tengáis.

Podeis pedir información sin ningún tipo de compromiso en el teléfono, 985 755525, en nuestras oficinas situadas en la calle conde toreno 2 de Oviedo o a través de nuestra pagina web. www.milanis.es

MILANIS, trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas.

 

ENFERMEDADES COMUNES

23 de agosto de 2017 | 12:06 pm

Cuando las personas alcanzan la etapa de adulto mayor, también comienzan una época para disfrutar la vida y descansar, o tener actividades recreativas.

Sin embargo, los ancianos conforman un grupo con riesgo de contraer algunas enfermedades y afecciones típicas de la edad avanzada. Por esta razón, hay que tenerlas en mente, reconocerlas, y ayudar a nuestros adultos mayores, para que acudan al especialista requerido en cada caso.

De esta forma, son recurrentes las siguientes afecciones:

Artritis: Se trata de la presencia de inflamación en las articulaciones, y se presenta de diversas formas, aunque la mayoría son inflamatorias. Ocasionalmente, también puede aparecer hinchazón articular en las enfermedades degenerativas, como la artrosis.

Artrosis: A contar de los 75 años, prácticamente todas las personas tienen artrosis en alguna articulación. No obstante, es una enfermedad que afecta más a las mujeres que a los hombres, y los factores que predisponen a sufrirla pueden ser la edad, la obesidad, y la falta de ejercicio.

Así, la artrosis consiste en una degeneración del cartílago articular por el paso de los años, que se refleja en dificultades motoras y dolor articular con los movimientos.

El tratamiento de esta dolencia consigue mejorar la movilidad y disminuir el dolor mediante antiinflamatorios no esteroideos, o la infiltración de esteroides, además de ejercicios de rehabilitación.

Por fortuna, solamente en los casos extremadamente graves se puede recurrir a la cirugía, que consiste en sustituir las articulaciones por prótesis artificiales.

Arterioesclerosis de las extremidades: Sucede cuando el adulto mayor afectado comienza a notar dolores en las piernas, hormigueos, úlceras e incluso gangrena en los pies.

Se trata de un síndrome que deposita e infiltra sustancias lipídicas (grasa), en las paredes de las arterias de mediano y grueso tamaño. Esto provoca una disminución en el flujo sanguíneo que puede causar daño a los nervios y otros tejidos.

Alzheimer: Debido al envejecimiento del cerebro, se produce una pérdida progresiva de la memoria y de habilidades mentales en general. A medida que las células nerviosas mueren, diferentes zonas del cerebro se van atrofiando.

Por esta razón, esta enfermedad se clasifica como neurodegenerativa del sistema nervioso central, llevando incluso a la demencia a las personas mayores de 60 años.

Lamentablemente, el Alzheimer es incurable, y aún se busca una solución que sea posible en el corto plazo.

Párkinson: Esta dolencia neurodegenerativa se produce por la pérdida de neuronas en la sustancia negra cerebral.

Por lo general, el párkinson se clasifica como un trastorno del movimiento, pero hay que considerar que también desencadena alteraciones en la función cognitiva, en la expresión de las emociones y en la función autónoma.

El principal factor de riesgo de esta enfermedad es la edad, razón por la que se presenta con frecuencia entre los ancianos.

Resfríos y gripe: A pesar de que son molestias comunes, que duran entre 3 y 7 días, en el caso de las personas mayores pueden complicarse y requerir hospitalización, por problemas respiratorios.

De esta forma, es sumamente importante prevenir el frío, y vacunar cada año contra la gripe al adulto mayor.

Sordera: Muchas veces, se considera lógica y normal la pérdida de audición, por el desgaste natural del oído que envejece. Sin embargo, existen soluciones eficaces como los audífonos, que pueden optimizar en gran parte la calidad de vida del anciano.

Presión arterial alta: La hipertensión arterial no suele tener síntomas, pero puede causar problemas serios como insuficiencia cardiaca, derrame cerebral, infarto e insuficiencia renal.

Por esta razón, se debe controlar periódicamente la presión arterial de la tercera edad, y convencerlos de adaptar hábitos de vida saludables que reduzcan los riesgos de problemas asociados.

Hipertrofia de Próstata: Es una enfermedad muy común éntre los hombres mayores de 60 años. En este caso, la próstata crece de manera excesiva y, como consecuencia, se presenta una mayor frecuencia para orinar, irritación y obstrucción. Todo esto puede complicarse y derivar en infecciones urinarias y cálculos renales.

Esta hipertrofia se diagnostica mediante biopsia prostática y tacto renal, lo que también puede detectar síntomas de cáncer.

Como tratamiento, los pacientes deben disminuir la ingesta de líquidos antes de acostarse, moderar el consumo de alcohol y cafeína, y si el problema está muy avanzado, se debe realizar prostatectomía (cirugía indicada para el cáncer de próstata).

Desnutrición: Debido a que, en algunos casos, los adultos mayores suelen perder el gusto por comer, pueden disminuir drásticamente la ingesta de proteínas y vitaminas necesarias para mantener una vejez saludable.

Así, esta carencia deriva en complicaciones serias, como deshidratación, anemia, déficit de vitaminas (B12, C, tiamina, etc.), desequilibrio de potasio, anorexia, gastritis atrófica, entre otras.

Si el especialista lo cree conveniente, se puede recurrir a suplementos de minerales y vitaminas. Además, una dieta alta en proteínas y nutrientes es relevante para prevenir posibles problemas irreversibles.

Problemas Visuales: Es recomendable una revisión ocular al menos una vez al año, para detectar los problemas visuales más frecuentes y su tratamiento específico. Los problemas de visión más comunes en las personas mayores son la miopía, presbicia, cataratas, degeneración macular del ojo, glaucoma y tensión ocular, cada cual con su tratamiento correspondiente.

Demencia senil: Los primeros síntomas suelen ser dificultades de comprensión, problemas con las habilidades motoras, cambios de personalidad y conducta, e incluso llegando a rasgos depresivos o psicóticos.

De esta forma, se pierden progresivamente las funciones cognitivas, debido a daños o desórdenes cerebrales que no responden al envejecimiento normal. Se manifiesta con problemas en las áreas de la memoria, la atención, la orientación espacio-temporal o de identidad y la resolución de problemas.

Algunos tipos de demencia son el alzheimer, la enfermedad de Pick, demencia vascular, demencia arterioesclerótica, enfermedad de Binswanger, entre otras.

Osteoporosis: En esta dolencia disminuye la cantidad de minerales en el hueso, ya que se pierde la capacidad de absorción, por ejemplo, del calcio. Así, los adultos mayores se vuelven quebradizos y susceptibles de fracturas. Es frecuente sobre todo en mujeres tras la menopausia debido a carencias hormonales, de calcio y vitaminas por malnutrición, razón por la que se recomienda un aporte extra de calcio (y hacer ejercicio antes de la menopausia, para prevenir).

Se puede detener el avance de la osteoporosis, siempre en manos de un especialista.

Accidente Cerebro Vascular (Ictus): Es una enfermedad cerebrovascular que ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o es obstruido por un coágulo u otra partícula, lo que provoca que el órgano se deteriore y no funcione. Por esto, los adultos mayores pueden quedar paralizados total o parcialmente, perder facultades motoras y del habla, o incluso fallecer transcurridos unos minutos.

Uno de los principales factores que multiplica el riesgo de padecer esta afección es la edad. Pasados los 55 años, cada década vivida dobla el riesgo de padecer un Ictus, por lo que hay que estar atentos a los siguientes síntomas:

-Pérdida brusca de fuerza en la cara, brazo o pierna de un lado del cuerpo. -Pérdida súbita de visión, parcial o total, en uno o ambos ojos. -Sensación de vértigo intenso, inestabilidad, desequilibrio o caídas bruscas inexplicadas. -Alteración repentina del habla, dificultad para expresarse, lenguaje que cuesta articular. -Dolor de cabeza repentino, intenso y sin causa aparente.

Infarto: Se considera la principal causa de muerte en la tercera edad. Hay que tener en cuenta que los factores de riesgo son múltiples, y dentro de ellos se encuentra el colesterol alto, la hipertensión arterial, el tabaquismo, la obesidad, la diabetes y la baja o nula actividad física.

En algunos adultos mayores, esta enfermedad también se puede presentar de forma atípica con disnea, que es la sensación de falta de aire, cansancio o fatiga, mareos y síncope.

Hay que destacar que, si aparecen los síntomas anteriores, se debe solicitar de inmediato asistencia médica, acudiendo a los servicios de urgencia, donde se confirmará el diagnóstico e iniciará el tratamiento correspondiente.

Recordemos que no se debe descuidar al adulto mayor. Lo importante es asegurarse de que tengan la mejor calidad de vida posible y que se sientan queridos y valorados porque, como hemos visto, muchas dolencias se relacionan con el cerebro y los estados de ánimo que rodean a la persona de la tercera edad.

MILANIS, disponemos de un amplio servicio de ayuda a domicilio, para poder atender las necesidades de todos nuestros clientes, desde auxiliares de enfermería, cuidadoras, asi como nuestros servicios médicos, medico de familia, podólogo, fisioterapeuta, enfermería, logopeda, terapeuta ocupacional.

MILANIS, pidanos presupuesto sin ningún compromiso en el teléfono 985 557525, a través de nuestra pagina web. Milanis.es, en nuestras oficinas situadas en la calle conde toreno 2, primera planta de Oviedo

MILANIS, trabajamos para mejorar la calidad de vida.

CANGUROS

1 de agosto de 2017 | 1:11 pm

Cuidado de niños

Conciliar la vida familiar con la vida profesional ya es posible. MILANIS pone a disposición de los padres un grupo de profesionales cualificados y de confianza que atenderán perfectamente a los niños.

Los padres podrán seleccionar entre varios candidatos/as aquel/la que consideren más apropiada para el puesto.

Consideramos la edad y las características del menor a la hora de valorar la cualificación y experiencia de los candidatos.

Además puedes contratar nuestros servicios de manera puntual o continuada. Si tienes algún compromiso (bodas, cenas…) o alguna necesidad específica, podemos asignarte una canguro durante las horas que lo necesites

Servicios Principales

  • Acompañamiento y recogida del colegio
  • Aseo personal
  • Preparación de comidas
  • Acompañamiento de forma puntual
  • Ayuda en las tareas escolares
  • Actividades de ocio y tiempo libre
  • Logopedia

MILANIS, podeis pedir presupuesto sin ningún compromiso en el teléfono 985 75 55 25, en nuestras oficinas en la calle conde toreno 2 oviedo o a través de nuestra pagina web. Milanis.es

MILANIS trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas.

 

INFECCION DE ORINA

25 de julio de 2017 | 1:26 pm

Infección de orina

¿Se comporta de forma extraña? Quizá tenga una infección

Inés y Luisa son dos hermanas que se ocupan de cuidar a su madre, una mujer de 90 años, activa y con una fuerte personalidad, que sufre demencia en una fase intermedia. La enfermedad progresa lentamente. Su madre se encuentra bien, salvo por una infección de orina que no termina de irse.   El caso de la madre de Inés y Luisa es muy habitual porque las mujeres y las personas mayores son más propensas a tener infecciones de orina. Las mujeres sufren con más frecuencia esta enfermedad por su anatomía. La uretra está más cerca de la vagina y del ano. Una mala higiene o limpiarse en el sentido contrario al correcto (de atrás hacia delante) después de ir al lavabo, puede contribuir a que las bacterias se introduzcan en la uretra más fácilmente. Las relaciones sexuales también pueden facilitar las infecciones de orina.   En cuando a los mayores, el hecho de tener un sistema inmunitario más débil los hace más vulnerables. Pero, además, con la edad, los músculos de la vejiga se aflojan y, cuando estas personas van a orinar, su vejiga no se vacía completamente, quedando un volumen de orina residual. Esta orina se convierte en un caldo de cultivo para el crecimiento de bacterias.   Y si, además, la persona mayor tiene otra patología, como diabetes o haber sufrido un tratamiento de quimioterapia, el riesgo de sufrir una infección de orina todavía es mayor.   Si el paciente necesita utilizar catéteres urinarios, debe saber que es conveniente retirarlos tan pronto como sea posible. Según la Alzhéimer’s Society de UK, una cuarta parte de todas las infecciones adquiridas en los hospitales están asociadas con el uso de este tipo de catéteres para la orina.   Cómo se manifiesta en personas con demencia Los síntomas que produce una infección de orina en las personas con demencia difieren de los que manifiesta una persona joven (escozor cuando orina, más ganas de orinar que las habituales). En las personas mayores son más complejos y difíciles de detectar. – De repente, se pueden mostrar muy confundidos. Un cuadro agudo (delirio) puede conllevar su hospitalización. Según el blog Estimulación cognitiva, pueden llorar sin motivo, tener alucinaciones o estar agitados. – Dolor y pérdida de capacidad para las actividades de la vida diaria. – Cansancio. – Un empeoramiento repentino de la incontinencia. – Malestar general. – Sufrir varias infecciones seguidas puede conllevar un ingreso en el hospital. Según la revista Nursing magazine, entre un 30% y un 40% de los pacientes mayores con una infección grave no tienen fiebre debido a que su sistema inmune ya no es capaz de crear ese tipo de respuesta.   Las infecciones de orina son tratadas con antibióticos. Para que a tu ser querido se le prescriba esta medicación, puede que se necesite recoger una muestra de su orina. Sin embargo, esto puede convertirse en algo bastante complicado, dado que una persona con demencia en fase avanzada quizá no entienda lo que se intenta hacer. Un posibilidad, que podría consultar con su médico, es si se podrían detectar la presencia de bacterias en las compresas usadas.   Recomendaciones para evitar las infecciones de orina -Animar a las personas con demencia a beber suficiente líquido. Hay que tener en cuenta sus preferencias y lograr que las bebidas estén en recipientes que les sean fáciles de coger. Se pueden utilizar vasos de colores vivos, para que ellos los vean. Es muy importante que beban cinco veces al día, dado que la deshidratación puede provocar que la orina de la persona sea oscura y más concentrada, pudiéndole causar dolor.   -Establecer hábitos para que la persona con demencia use el lavabo con frecuencia con el fin de que no retenga la orina en la vejiga durante demasiado tiempo. Es importante que la persona pueda reconocer fácilmente la puerta de lavabo, mediante una fotografía o una señal, por ejemplo. Se podría estudiar la posibilidad de cambiar el color del inodoro para que le sea más fácil reconocerlo. En caso de incontinencia, se debe cambiar el pañal frecuentemente.   -Orinar antes y después de tener relaciones sexuales. En este punto nos referimos, sobre todo, a los pacientes que se encuentran en la fase leve. Durante el coito, el pene del hombre puede introducir las bacterias que se encuentran en la abertura de la uretra hacia la vejiga. Al orinar, la vaciamos y expulsamos las bacterias.   -Evitar el estreñimiento, dado que puede impedir que la vejiga se vacíe correctamente, lo que puede provocar una infección de orina.Por eso, hay que fomentar la movilidad, cambios de postura, dar paseos, hacer ejercicio.   -Mantener una buena higiene: lavar los genitales con agua. En caso de incontinencia fecal, se puede utilizar toallitas húmedas y esponjas desechables. La mujer se debe limpiar de delante hacia atrás. Tener toallitas húmedas en el lavabo puede facilitar a la persona el proceso de limpiarse.   -En caso de que la persona tenga una sonda vesical, hay que tener mucho cuidado con su manipulación. La bolsa debe estar siempre en un plano más bajo para evitar que la orina retorne. Hay que controlar la cantidad de orina, el color y el olor. Observar los cambios y comunicárselos al médico de cabecera.   -Para conseguir detectar precozmente una infección de orina, se debe que estar muy atento a que el paciente tenga fiebre, cambios de comportamiento, dolor o se muestre inquieto.

 

MILANIS, todas nuestras trabajadoras están sumamente preparadas para atender a todos nuestros clientes que tengan que utilizar pañal, tanto a la hora de colocarlo debidamente, como a la hora de quitarlo y limpiar muy bien toda la zona, una simple infección de orina puede llevar a esa persona a tener que estar ingresada tres días en el hospital, con todas las molestias que ello lleva, tanto a la persona como a su familia.

 

MILANIS, no dudéis en contactar con nosotros para obtener mas información, nuestro teléfono es 985 75 55 25, nuestras oficinas están situadas en la calle conde toreno 2b de Oviedo o a través de nuestra pagina web, www.milanis.es

 

MILANIS trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas.

 

VACACIONES

18 de julio de 2017 | 12:59 pm

Ahora que estamos en la recta final del mes de julio, es hora de ir preparando las vacaciones estivales.

Sobre todo si durante todo el año estamos pendientes de nuestros padres, y ver que decisión es la que vamos a tomar con ellos:

  1. ¿Es conveniente que dada su edad y estado de salud, vengan con nosotros de vacaciones?
  2. ¿O por consiguiente, es más aconsejable el que se queden en casa?.

En caso de que se queden en casa, quizás para una mayor tranquilidad nuestra, sea apropiado para evitar riesgos innecesarios, el que una empresa especializada esté al cuidado de nuestros mayores mientras nosotros nos encontramos fuera de vacaciones, bien en la playa, o la montaña, en el extranjero, o en otra Comunidad Autónoma, de esa forma siempre sabremos que en un momento determinado pueden en caso de urgencia contactar con nosotros, pero previamente haber resuelto cualquier incidencia que haya surgido para su bienestar.

Y en el caso, de que optemos por la contratación de un/a auxiliar de ayuda a domicilio o un/a empleada de hogar, siempre deberemos contar con la aprobación de nuestros mayores, haciéndoles ver que tanto a ellos como a nosotros, nos deja mucho más tranquilos el saber que siempre hay una supervisión profesional, o intervención social  que cuida de ellos en nuestra ausencia.

 

Para ello, no dude en contactar con nosotros, ya que nuestros profesionales, le aconsejaran sobre el servicio más adecuado a las características del estado de salud de sus adultos, recomendándole la cualificación profesional que mejor se adapte en atender dichas necesidades, así como el horario que sea más beneficioso para su supervisión, y desde una hora diaria, hasta la contratación de personal interno que pernocte en caso necesario en el propio domicilio.

 

MILANIS, para mas información pueden diriguirse al teléfono 985 55 75 25, nuestras oficinas están situadas en la calle conde toreno 2b de Oviedo y nuestra pagina web Milanis.es.

 

MILANIS trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas.

 

ALGUNAS ENFERMEDADES

12 de julio de 2017 | 11:53 am

La tercera edad es un grupo de riesgo en el punto de mira de algunas enfermedades y afecciones.  Tercera-edad recopila algunas de las más comunes:

Arterioesclerosis de las Extremidades: es un síndrome caracterízado por el depósito e infiltración de sustancias lipídicas, en las paredes de las arterias de mediano y grueso calibre. Esto provoca una disminución en el flujo sanguíneo que puede causar daño a los nervios y otros tejidos. Los problemas de riego en las extremidades en la arteriosclerosis suelen ocurrir antes en las piernas o los pies y la edad es uno de los factores de riesgo más importantes. La persona afectada empieza a notar dolor de piernas, hormigueo en los piés estando en reposo, úlceras e incluso gangrena en los piés (el tejido “se muere”, notándose visiblemente).

Artrosis: afecta más a las mujeres que a los hombres, y a partir de los 75 años, prácticamente todas las personas tienen artrosis en alguna articulación. La edad, la obesidad, la falta de ejercicio… son sólo algunos de los factores que predisponen a sufrirla. Consiste en una degeneración del cartílago articular por el paso de los años, que se traduce en dificultades de movilidad y dolor articular con los movimientos. El tratamiento de la artrosis consigue mejorar la movilidad y disminuir el dolor mediante antiinflamatorios no esteroideos, o la infiltración de esteroides, además de ejercicios de rehabilitación. En casos de extrema gravedad se puede recurrrir a la cirugía, que consiste en sustituir las articulaciones por prótesis artificiales.

Artritis: es la inflamación de una articulación, caracterizada por dolor, limitación de movimientos, tumefacción y calor local. Puede estar causada por numerosas enfermedades y síndromes; por microcristales (afectos de gota), neiropática (lesiones del sistema nervioso), reumatoide (origen multifactorial), infecciosa (de origen bacteriano, vírico, micótico o parasitario), sistemática (de origen cutáneo, digestivo, neuropático…), reactiva (múltiples factores), etc. Se suele detectar pasados los 40 años, en radiografías, sin que antes se haya presentado ningún síntoma…

Alzheimer: La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central que constituye la principal causa de demencia en personas mayores de 60 años. Se caracteriza por una pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian. Se desconocen las causas, si bien se sabe que intervienen factores genéticos.  Por desgracia el Alzheimer sigue siendo incurable, pero la comunidad científica se muestra optimista por encontrar una cura a corto plazo. Más información sobre Alzheimer

Párkinson: El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que se produce en el cerebro, por la pérdida de neuronas en la sustancia negra cerebral. El principal factor de riesgo del parkinson es la edad. Afecta a más de 65.000 españoles y su incidencia va en aumento. Más información sobre Párkinson

Hipertrofia benigna de Próstata: Consiste en un crecimiento excesivo en el tamaño de la próstata a expensas del tamaño celular. Es muy común en los hombres a partir de los 60 años. Para su diagnosticación, es fecuente la “biopsia prostática” y el tacto renal (palpar la próstata a través del recto), que además puede detectar síntomas de cáncer.. Suele provocar un síndrome miccional :mayor frecuendia de orinar, irritación y obstrucción; que pueden complicarse con infecciones urinarias, cálculos renales , etc. Para su tratamiento, los pacientes deben disminuir la ingesta de líquidos antes de acostarse y moderar el consumo de alcohol y cafeina. En ocasiones extremas se tiene que intervenir quirurgicamente (prostatectomía).

Gripe: Se trata de una enfermedad “común” que dura entre 3 y 7 días, pero las personas mayores pueden tener complicaciones que a menudo requieren hospitalización por problemas respiratorios. Es por ello que las Autoridades Sanitarias aconsejan a la tercera edad (mayores de 65 años), como grupo de riesgo, vacunarse cada año contra la gripe. La vacuna de la gripe producirá anticuerpos contra el virus.  Y otro arma muy eficaz contra la gripe es la prevención, especialmente contra el frío. Consejos de cara al invierno

Malnutrición: A menudo, se pasan por alto los problemas de nutrición de la tercera edad, lo que puede traer complicaciones muy serias tales como deshidratación, anemia, déficit de vitaminas (B12, C, tiamina…), déficit de folato, desequilibrio de potasio, anorexia, gastritis atrófica…  El deterioro cognitivo puede ser causado por tantos factores no nutricionales que es fácil pasar por alto causas nutricionales potenciales, como deshidratación, desequilibrio del potasio, anemia ferropénica y déficit de muchas de las vitaminas hidrosolubles.  En estos casos, si un especialista lo cree conveniente, se puede recurrir a suplementos de minerales y vitaminas, pero sobre todo; una dieta alta en proteínas y nutrientes es esencial para prevenir posibles problemas de nutrición que llegada la edad adulta podría conllevar problemas irreversibles.  Más información sobre Nutrición

Mareos en los mayores Buena parte de los mayores de 60 años, acuden al médico por culpa de inexplicables mareos o vértigos. También son habituales las pérdidas de equilibrio y otras sensaciones de aturdimiento.  Es importante que sea un médico quien determine la gravedad de nuestra situación. En todos los casos el especialista determinará con un reconocimiento físico los posibles motivos.

Sordera: A menudo, los déficits auditivos se consideran “normales” en los ancianos, y, si bien es propio de la edad el desgaste en nuestras capacidades, siempre se debería poner solución, con las pruebas diagnósticas precisas y si es necesario, con la ayuda de un audífono que amplificará la señal sonora ayudándonos a recuperar parcialmente nuestra capacidad auditiva. Más información sobre Sordera en la tercera edad

Presión arterial alta: La presión arterial es la fuerza con la que el corazón bombea la sangre contra las paredes de las arterias. La hipertensión arterial no suele tener síntomas, pero puede causar problemas serios como insuficiencia cardiaca, un derrame cerebral, infarto e insuficiencia renal. Conviene que nosotros mismos controlemos nuestra presión presión arterial además de llevar hábitos de vida saludables.

Problemas Visuales: Con la edad adulta es muy frecuente que nuestra vista vaya perdiendo facultades. Es por ello que se aconseja a las personas mayores una revisión ocular una vez al año para detectar los problemas visuales más frecuentes y su tratamiento específico. Los problemas de visión más frecuentes en las personas mayores son la miopía, presbicia, cataratas, degeneración macular del ojo, glaucoma, tensión ocular…. Más información sobre Problemas Visuales en la tercera edad

Claudicación intermitente: Es un trastorno que se produce como consecuencia de la obstrucción progresiva de las arterias que nutren las extremidades. Las paredes de las arterias sufren lesiones, llamadas “placas de ateroma”, que se van agrandando dificultando el correcto riego sanguíneo y haciendo que los músculos produzcan ácido láctico. Caracterizado por la aparición de dolor muscular intenso en las extremidades inferiores, en la la pantorrilla o el muslo, que aparece normalmente al caminar o realizar un ejercicio físico y que mejora al detener la actividad. Se observa con mayor frecuencia en el hombre que en la mujer; generalmente en pacientes mayores de 60 años.

Demencia senil: La demencia es la perdida progresiva de las funciones cognitivas, debido a daños o desórdenes cerebrales que no responden al envejecimiento normal. Se manifiesta con problemas en las áreas de la memoria, la atención, la orientación espacio-temporal o de identidad y la resolución de problemas. Los primeros síntomas suelen ser cambios de personalidad, de conducta, dificultades de comprensión, en las habilidades motoras e incluso delirios. A veces se llegan a mostrar también rasgos psicóticos o depresivos. Algunos tipos de demencia son el alzheimer, demencias frototemporales como la enfermedad de Pick, demencia vascular, demencia multiinfarto (demencia arterioesclerótica), enfermedad de Binswanger, demencia de Cuerpos de Lewy…

Osteopororis: La osteoporosis es una enfermedad en la cual disminuye la cantidad de minerales en el hueso, perdiendo fuerza la parte de hueso trabecular y reduciéndose la zona cortical por un defecto en la absorción del calcio,volviéndose quebradizos y susceptibles de fracturas. Es frecuente sobre todo en mujeres tras la menopausia debido a carencias hormonales, de calcio y vitaminas por malnutrición, por lo que un aporte extra de calcio y la práctica de ejercicio antes de la menopausia favorecerán en su prevención. Para frenar la osteoporosis conviene ponerse en manos de un profesional que determine qué habitos de nuestra vida debemos potenciar. Los ejercicios y la gimnasia para la tercera edad son una manera de luchar contra la osteoporosis llevando una vida sana.

Accidente Cerebro Vascular (Ictus): Es una enfermedad cerebrovascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro.  Ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o es obstruido por un coágulo u otra partícula, lo que provoca que parte del cerebro no consiga el flujo de sangre que necesita, quedándose la zona sin riego, por lo que no pueden funcionar y mueren transcurridos unos minutos, quedando paralizada la zona del cuerpo “dirigida” por esa parte del cerebro. Uno de los principales factores que multiplica el riesgo de padecer cáncer es la edad. Pasados los 55 años, cada década vivida dobla el riesgo de padecer un ictus.

MILANIS, disponemos de personal preparado para enfrentarnos a cualquiera de estas situaciones, en esta época de vacaciones, es recomendable que la familia que normalmente se ocupa de sus familiares ya mayores, pueda disponer de algunos días para desconectar, en MILANIS , tenemos a nuestro personal preparado para que podáis estar al menos unos días tranquilos sabiendo que vuestros seres queridos están bien atendidos.

MILANIS, nuestro teléfono es 985 55 75 25, donde sin ningún compromiso os podremos dar toda la información y buscar la mejor solución a vuestro problema

MILANIS trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas